Estimadas familias,

 

Los piojos representan un problema de salud muy molesto y poco comprendido, al que todos estamos expuestos.  No es indicador de malos hábitos de salud, ni de falta de higiene. Es algo que puede afectar a toda persona de cualquier edad, grupo étnico o sexo. No es cosa de “otros”.  Le podría suceder a su hijo/a.

La presencia de piojos en los colegios es un fenómeno común que aparece cíclicamente a lo largo del curso. Si no se descubre precozmente el problema, puede transmitirse muy rápido de persona a persona. El contagio puede producirse por contacto directo de niño a niño, o al compartir sus peines, gorras, bufandas y abrigos; incluso si se sientan juntos.

Habiéndose detectado algún caso, recomendamos a las familias observar las cabezas de sus hijos todas las semanas a fin de que puedan comenzar un tratamiento de inmediato, tanto de sus cabezas como del vestuario personal.

Fdo.: Equipo docente del centro.